Mi deseo

Hoy me apetece saborear la exquisitez de tus labios,
untarme en su jolgorio y bañarme en la lujuria de su saliva.
En este día quiero beber de tu boca hasta embriagarme,
perder el mundo de vista y viajar al delirio del deseo.

Y ahora sólo pienso en desterrar el verso contenido
al dorado valle de tu pelvis de ensueño,
apaciguar en él el palpitante anhelo a tu cuerpo 
y deleitarme en las aromas húmedas de la copa de tu sexo…

extasiarme en la orquesta de los latidos de tu corazón,
soñando en tu regazo al son del palpitar de tu volcán;
mientras todo mi deseo se nutre de la lujuria despierta 
y mis sentidos, descalzos, se abrigan en los frutos de tus pechos…

A la deriva por tu vientre, como una gota silenciosa
te acaricio despertando las fieras de tu piel.
Perseguido por el incendio corro hacia las curvas de tu seno 
y ardo, me consumo en ti para que el mundo se olvide de mi ser.

Y convertido en fuego danzo por las salvajes cataratas de tu melena,
hechizado, floto en las acordes notas de tus canciones de sirena,
y me envuelvo con la suavidad de tu tacto de mágica seda
arremolinado en las curvas de tu cuerpo, tu magia abre la veda

como una salvaje canción que vuela, vuela y vuela…
en lúbricas oleadas de magma y espasmos sinestésicos.
Y en el vapor candente de tu arrebato me fundo en tu cuerpo, 
para ser en ti y así formar parte de lo más bello de este mundo… 

Publicar un comentario